Luchando por vivir con solo 3 meses!

Durante los 3 primeros meses de vida de Moami, el teratoma cervical creció hasta ser del mismo tamaño que su cabeza. Estaba destinada a morir, ya fuera de hambre, puesto que no podía comer normal, o de asfixia, porque el tumor no tardaría en obstruirle la tráquea.

maomi1

Los médicos del hospital local no contaban con las instalaciones o la capacitación necesaria para operarla, así que la enviaron a su pueblo a morir, pero su madre Perlagie tuvo un sueño en el que vio a una persona que le dijo que orase y la ayuda vendría. Cuando llegó a casa en su pueblo su cuñada le habló sobre un buque hospital que le había curado de un problema en los ojos de forma gratuita.

Viajaron hasta Pointe- Noire, donde estaba atracado el buque y después de que los médicos examinaran a Moami, la pusieron en el programa de alimentación infantil especial para ayudarla a ganar peso suficiente para soportar la cirugía. Tardó un mes entero en conseguir el peso necesario.

maomi1

Les llevó 6 horas extirpar el tumor de 375g (equivalente al 15% de su peso corporal) y luego otro mes recuperándose en el hospital a bordo hasta que fue lo suficientemente fuerte como para volver a casa. Durante ese tiempo, las enfermeras enseñaron a Perlagie a alimentar a su hija a través de un tubo de alimentación especial. Al principio tenía miedo de hacer algo mal, pero las enfermeras la animaban con mucha paciencia y finalmente lo hizo ella sola.

Durante este tiempo, ocurrió una transformación maravillosa. Antes de que se le extirpara el tumor, Moami era un paria en su pueblo, donde nadie la tocaba por miedo a ser «contaminado». A medida que su peso mejoró y cogió fuerza, fue ganando vitalidad, igual que otros bebés de su edad. ¡Cuando por fin regresó a su pueblo, fue finalmente aceptada y amada por la comunidad al igual que cualquier otro niño!