Le arrancó la nariz

En 1998, Paul de la República del Congo, con quince años huía con su abuela en su espalda para alejarse de los rebeldes que habían invadido su pueblo, cuando escuchó una fuerte explosión en la distancia, sintió un dolor agudo y se desmayó.

Un mes más tarde, Paul se despertó en el Hospital Mbandza Nduaja. Ni siquiera sabía cómo había llegado allí, pero sabía que tenía suerte de estar vivo. En cuanto a su pobre abuela, a la que había intentado salvar desesperadamente, no lo logró.

paul

El proyectil del mortero que les golpeó, arrasó con la mitad de la cara de Paul, incluyendo su nariz. Sus pómulos se habían derrumbado y era como si tuviera un agujero negro en el centro de su cara. Durante 16 años, la mayoría de la gente huía de él o lo ponían en ridículo debido a su aspecto.

Afortunadamente, se encontró con una señora encantadora llamada Sylvanee que vio más allá de la forma de su cara, enamorándose de su belleza interior. Se casó y tuvo 2 hijos y 2 hijas. Pero la vida no es fácil para nadie en una nación tan necesitada como lo es la República del Congo y el aspecto de Paul suponía un obstáculo insuperable a la hora de conseguir trabajo y mantener a su creciente familia.

Un día, a principios de 2014, se encontraba visitando a familiares en la ciudad portuaria de Pointe-Noire, cuando le hablaron de un buque hospital que estaba proporcionando cirugías gratuitas. Él asistió a la selección de pacientes y se le dio una fecha para la cirugía. La reparación de la cara de Paul fue toda una obra de reconstrucción que requirió una serie de operaciones en las que los cirujanos tuvieron que quitarle una sección de piel de la frente en forma de «U», dejando un extremo unido y utilizando el otro extremo para construir una nueva nariz y colocarla en el mitad de su cara recién reconstruida.

Utilizaron un injerto de piel de su pierna para cubrir el área abierta de la frente, pero la sección en forma de «U» se quedó conectada tanto a la frente como a la nariz durante 21 días para asegurar un suministro vital de sangre. Una vez que la nueva nariz se adhirió bien a su cara fue desconectada del resto de la sección de piel que se colocó de nuevo en su frente.