¡El mayor tumor jamás extirpado!

Hola, soy Sambany. ¡No te asustes por mi aspecto! Aunque mi historia es dura, tiene un final feliz, sigue leyendo…

El tumor que me acompañó durante 19 años y que me hacía la vida imposible ya no lo tengo. Dicen que mi tumor facial de 7,46 kilogramos ha sido hasta ahora el más grande que se ha extirpado en un buque de Naves de Esperanza.

Estaban preocupados por mí y me explicaron que fácilmente podía perder la vida durante la operación, pero a mí me daba igual porque con ese tumor yo no tenía vida. Tardaron varios días y me hicieron todo tipo de pruebas antes de que el cirujano jefe consintiera en realizar la cirugía. Lo que me impactó más que nada era el cariño que recibí de la gente a bordo. Luego me dijeron que 17 miembros de la tripulación habían donado su propia sangre para que yo pudiera sobrevivir las 12 horas que tardaron en quitarme el tumor.

Menos mal que son amables porque me han dicho que tendré que quedarme unas cuantas semanas en el hospital a bordo para recuperarme de todo eso. Pero quiero decirte que hay más personas en mi situación, igual sus tumores no son tan grandes como el mío, o igual tienen otra condición que les hace la vida imposible, pero aquí en Madagascar no hay nadie que nos ayude y sin Naves de Esperanza no tendremos futuro.

Quiero agradecer a todos los que han colaborado con aportaciones a Naves de Esperanza para que yo pudiera recibir esta cirugía que me ha transformado la vida. También quiero animarte si puedes donar algo mensualmente, por pequeño que sea, para que otros como yo puedan también recibir esta ayuda que para mí ha sido milagrosa.

Un abrazo fuerte,  Sambany