Con un tumor de 4,3 kg Minette debería de estar muerta

Tras más de 15 años sufriendo el rechazo de los demás y el dolor físico de cargar con un bulto de 4,3 kilos que se extiende desde la parte posterior de su cuello hasta su cintura, la joven Minette acaba de experimentar el segundo milagro de sus 21 años de vida.

El primero fue sobrevivir hasta esa edad, porque normalmente una neurofibromatosis de tal magnitud le habría quitado la vida hace tiempo.

El milagro también ha ocurrido ahora en su país natal de Madagascar, donde no encontraba ninguna ayuda y jamás habría podido librarse de esta pesadilla. Como la mayoría de la población, al ser de una familia de pocos recursos, nunca había podido ni plantearse el viajar hasta un país desarrollado donde podría recibir una cirugía para quitárselo.

Pero en lugar de tener que viajar a un hospital moderno en otro país, el milagro que ella nunca habría imaginado fue que el hospital de última generación viajaría hasta ella, a bordo de un buque tripulado por más de 400 voluntarios dispuestos a ayudar a personas necesitadas como ella.

Después de la cirugía la cara de Minette se transformó. Al quitarle el peso físico y emocional, de repente apareció una hermosa sonrisa y unas risas más propias de una joven de 21 años. Durante su tiempo de recuperación también ha aprendido a relacionarse con los demás en un ambiente seguro.

Ahora le ha sido dada el alta médica pero sigue disfrutando de la compañía de los demás en el albergue pre y pos operatorio mientras espera que operen a su padre, quien también sufre de una neurofibromatosis (aunque mucho menor). Cuando llegue el día de vuelta a su aldea, la vida de esta familia no volverá a ser igual. Gracias por ayudarnos a llevar salud y futuro a gente como Minette.