Una vida nueva

En abril de este año hemos contado la historia de la pequeña Santa. A los 3 añitos se quemó de forma terrible en un accidente doméstico en su nativo Madagascar, cuando se cayó encima del fuego donde su madre preparaba la comida. Ahora mira cómo se ha transformado la cara de esta pequeña, y como le brillan sus ojos cada día cuando sale de casa para ir al colegio. Por si no te acuerdas como era ella antes, esta es la historia anterior: Haz clic aquí.

 

A veces cuando piensas en África y en los pacientes como Santa parece todo tan lejano y olvidamos que son niños normales y corrientes como nuestros hijos, sobrinos o nietos. Tienen sus ilusiones, deseos y necesidades como cualquiera. Pero es la generosidad de nuestros socios que permite a pequeñajas como Santa recuperar la ilusión y tener la oportunidad de un futuro digno. ¡Por eso os damos las gracias!

Santa va al cole