Un cirujano para 1.000.000 personas

Dr Randrianirina Andrimpitria (Dr Andry es su apodo) es el único cirujano ortopédico (traumatólogo) en una provincia de Madagascar que cuenta con más de un millón de habitantes. Pasa consulta en el hospital público de Toamasina, la capital de provincia con una población de 250.000 solo en la ciudad. El país entero con más de 22 millones de habitantes solo cuenta con 8 cirujanos ortopédicos.

web3

Afrontado con una tarea imposible mucha gente se rendiría, pero el Dr Andry no, y aprovecha la visita del buque hospital Esperanza de África a su ciudad para ponerse al día con las últimas novedades en la cirugía ortopédica. Durante seis semanas ha estado yendo 2 días de la semana a aprender lo último de la mano de cirujanos de alrededor del mundo.

web1

Uno de los cirujanos voluntarios que ha participado en el programa es el Dr Frank Haydon que dice, “Dr Andry es muy hábil, tiene buena técnica quirúrgica. A veces durante el entrenamiento tenía que irse para atender a alguna urgencia en su hospital, y dos veces cada día antes de venir y después de salir del barco pasaba por el hospital para pasar ronda visitando a sus pacientes».

Dr Andry también es profesor de anatomía y traumatología en la facultad de medicina en Toamasina. Ahora puede enseñar las últimas técnicas que ha aprendido en el buque a sus estudiantes y esperemos que puede entrenar nuevos cirujanos ortopédicos para ayudarle con en el futuro.

email2

“La diferencia entre el entrenamiento que me dieron en otros sitios y lo del barco es la práctica”, dice Dr Andry, “En otros sitios el entrenamiento ha sido muy teórico, con poco tiempo para practicar. Pero aquí lo importante es la práctica. El otro día aprendí una técnica que nunca había visto antes. Es muy útil, no requiere instrumental especializado, es fácil de hacer y tiene buenos resultados. Es lo que hace este entrenamiento muy diferente. Vemos los resultados directamente.”

Es un privilegio poder ayudar a cirujanos tan dedicados como el Dr Andry, que luchan en circunstancias imposibles y bajo una presión tremenda para aliviar el sufrimiento de pacientes sufriendo todo tipo de trauma en su país natal de Madagascar.