Corregir la injusticia

Una simple intervención para reparar una hernia inguinal es todo lo que impide que la pequeña Cecelia cumpla uno de sus sueños, montar en bici. Esta niña malgache tan mona de 10 años, no puede hacer movimientos bruscos y tiene que controlar la cantidad de líquido que ingiere por causa de la hernia que presione su vejiga.

web1

En lugar de poder correr y bailar como las otras niñas de su edad, tiene que conformarse con caminar a paso lento y todo porque injustamente ha nacido en un país en vías de desarrollo, donde no tiene acceso a una simple cirugía de hernia.

Afortunadamente ahora esa injusticia ya se ha podido corregir a bordo del buque hospital Esperanza de África. Es una cirugía bastante sencilla y Cecelia sólo pasó 2 noches en el hospital de a bordo. Unos 10 días más recuperándose en el hostal que el barco había construido en tierra para los pacientes de otras zonas del país, y ya estaba lista para emprender el viaje de vuelta a casa.

Nos contó Cecelia que le había gustado su estancia en el barco. Hizo que toda la sala se explotara con carcajadas cuando dijo que tenía muchas ganas de volver a la escuela y contar a sus compañeros como había pasado sus “vacaciones” en un barco. Lo único era que echó de menos a su mejor amiga Ángela, pero la muñeca de punto que le habían regalado en el barco a la cual Cecelia había puesto el nombre de Julia, le hizo compañía.

web2

Ahora Cecilia ha vuelto a su casa y a la escuela y podrá realizar su sueño de montar en bici, pero hay mucho niños más que todavía no tienen acceso a las cirugías que necesitan y por eso tenemos que seguir trabajando para proveer cirugías gratuitas en estos países de tanta necesidad mientras tanto trabajando con los servicios médicos locales para entrenarles y conseguir la infraestructura que necesiten para realizar estas cirugías ellos mismos.

¿Nos puedes echar una mano para poder ayudar a aun más niños? Donar Ahora