De traducción a medicina

web2_biomed

Emmanuel siempre quiso ser médico pero, como la mayoría de la gente en su país natal Benín, no tuvo la oportunidad de acceder a la universidad. En el año 2009, cuando el buque hospital “Esperanza de África” estaba en su país, su madre le animó a solicitar un puesto como traductor. Trabajando en la clínica dental durante la campaña de Benín y también el año siguiente en el país vecino Togo, Emmanuel se frustró con unos equipos dentales que no funcionaban correctamente y pidió permiso para llevar los manuales de los mismos a casa.

Pronto dio con los problemas y encontró las soluciones, hizo los ajustes necesarios para que funcionaran a la maravilla. El jefe de la clínica dental, Dr. Tvedt, se dio cuenta que Emmanuel era ágil con el mantenimiento de equipos médicos y presentó Emmanuel a Tony, el jefe del equipo electro-sanitario del buque, quien tiene la responsabilidad de asegurar el buen funcionamiento de todos los equipos médicos a bordo. A Emmanuel le fascinaba el trabajo de Tony y enseguida se puso a estudiar todo cuanto podía sobre esa área.

web1_biomed

Al final, en el año 2013 Emmanuel enroló como tripulante del barco en un puesto de técnico de electro-medicina y desde entonces toma muy en serio su trabajo de revisar, mantener y reparar los equipos médicos, tanto dentro como fuera del quirófano. “Me encanta lo que hago”, cuenta Emmanuel “Es una gran responsabilidad y un privilegio poder apoyar al trabajo del equipo médico de esta manera. Estoy muy contento de que mi madre me animara a hacerlo”. (Y nosotros también).