El corazón roto

El otro día un equipo de nuestro buque hospital voló en avión, gracias a una ONG colaboradora de “Naves de Esperanza” llamada “MAF”, hasta un pueblo muy remoto llamado Bekodoka en la zona noroeste de Madagascar. Es un pueblo tan remoto que para llegar por tierra se tardan siete días. Fueron en búsqueda de una joven con un tumor facial “benigno” que, por su tamaño, hacia peligrar su vida. Para nuestro equipo fue muy duro enterarse al llegar que el tumor había crecido muy rápido y que esta joven había fallecido hacia unos días. A siete días caminando de los cuidados médicos más cercanos, no hubo nada que su familia pudiera hacer para ayudarla.

Aunque es muy triste, es solo un ejemplo de la angustia que sufren muchas familias cada día en los países en vías de desarrollo, y una de las razones por las cuales estamos luchando para llevar la cirugía esencial a las zonas más necesitadas. Hay miles de personas en la misma situación que necesitan nuestra ayuda. Afortunadamente, había tres pacientes más que nuestro equipo si ha podido recoger y llevar al buque para una cirugía gratuita. Aun así, nos entristece pensar en aquellos a quienes no llegamos a tiempo. Tenemos que esforzarnos más.

¿Nos echas una mano?

Donar Ahora