La esperanza se quemó

Cuando un incendio quemó la casa donde vivían y con ella la tarjeta oficial que representaba la última esperanza para la cirugía de su hija, Neny se desesperó. Al nacer la pequeña Somany con un labio leporino, el marido de Neny las abandonó. Al cobrar menos de un euro al día en su trabajo, la mama de Somany no podía hacer frente a los ciento y pico de euros que costaría operar a su hija en el hospital local. Cuando recibió una tarjeta oficial del equipo del buque hospital para una cirugía gratuita, era como si le hubiera tocado la lotería. Pero, a los dos días de canjear la tarjeta por una cirugía tanto la tarjeta como la esperanza de Neny para su hija se habían quedado hechas cenizas.

Somaya before cleft lip surgery

Cuando no se presentaron para la cirugía, el equipo del buque hospital intentó contactar con ellas pero sin éxito. Para Neny todo estaba perdido y no había forma de consolarla. Solo buscaba alguna posibilidad en la vida para su pequeña Somany, pero para ella la oportunidad de su vida ya había pasado. ¡No tendría otra oportunidad como esta, jamás! ¿O sí? Un tiempo después salió la noticia: el barco regresaría un año más para ayudar a aun más gente. ¡Neny no lo podía creer! Para ella ya les había tocado la lotería una vez pero perdieron el cupón. ¿Sería posible que les tocara la lotería una segunda vez?

Somaya after cleft lip surgery

Y efectivamente así fue. Neny llevó a la pequeña Somany de nuevo a las pruebas de viabilidad quirúrgicas del barco, y otra vez le tocó una cita para una cirugía gratuita. Esta vez sí llegó el día y pudo recibir una cirugía reparadora. Ahora el sueño de Neny se ha cumplido, y la pequeña Somany puede tener las mismas oportunidades en la vida como cualquier otro, lo que para Neny no es nada más que un milagro.