La cirugía plástica también salva vidas

Según la OMS, se estima que 265.000 muertes cada año son causadas por quemaduras, la gran mayoría se producen en países de ingresos bajos y medianos. En Madagascar el 85% de las personas viven sin acceso a la electricidad, lo que significa que cocinar con llama abierta es una forma de vida. Por supuesto, cuantas más personas deben utilizar fuegos abiertos el riesgo potencial de lesiones o incluso la muerte se eleva. La gente, muy a menudo los niños, pueden sufrir quemaduras en accidentes con estos incendios, lo que resulta en la cicatrización una reducción de la movilidad. Muchos casos de quemaduras graves requieren trasplantes de piel para aliviar las contracturas por quemaduras y restaurar el rango de movimiento.

En los países desarrollados, cuando pensamos en la cirugía plástica con frecuencia confundimos este término con el controvertido mundo de la cirugía estética. A pesar de que tanto la cirugía plástica como la cirugía estética se enfoquen en mejorar el cuerpo del paciente, las filosofías que guían los resultados son diferentes. La cirugía estética se centra en mejorar la apariencia, mientras que la cirugía plástica se centra en la reparación de defectos para reconstruir una apariencia y función normales. La cirugía plástica significa una segunda oportunidad en la vida para muchos de los pacientes de la Esperanza de África que está actualmente trabajando en Madagascar.

santa_plastics_web2

La tecnología en el campo de la cirugía plástica permite al equipo de cirujanos plásticos de Naves de Esperanza proporcionar alivio a los pacientes con dolor y desfiguraciones. Si recuerdas la historia de Santa, de 3 años de edad, es fácil recordar un ejemplo de cómo los cirujanos plásticos le dieron un futuro a una niña que se quedó con la piel contraída y que impedía la movilidad de su cuello después de quemarse con agua caliente. Gracias a una cirugía gratuita proporcionada por Naves de Esperanza, Santa se ha recuperado y hoy incluso ha podido ir a la escuela por primera vez.

santa_plastics_web3

Su cirugía, al igual que la de muchas víctimas de quemaduras que son atendidos en la Esperanza de África, se llevó a cabo bajo anestesia local (a veces también se utiliza anestesia general) en una sala de operaciones a bordo del buque. Las quemaduras graves requieren trasplantes de piel para aliviar las contracturas por quemaduras y restaurar el rango de movimiento. La atención se da a los pacientes antes y después de la cirugía. Normalmente, el paciente se ingresa varios días antes de la cirugía y permanece a bordo en la sala de hospitalización, donde las enfermeras pueden seguir de cerca su progreso hasta que pueda ser transmitido a la atención ambulatoria.

Al igual que todas las cirugías realizadas por Naves de Esperanza, el proceso es integral y diseñado para restaurar a los pacientes, tanto mental como físicamente. Mientras las enfermeras cuidaban de Santa a bordo, se enamoraron de sus dulces modales y de los besos que lanzaba al aire una vez que se sintió cómoda a bordo. Este tipo de relaciones permite a los pacientes que han sido excluidos debido a su falta de movilidad y la apariencia, la reinserción en la sociedad con el amor y el apoyo del personal voluntario a bordo, así como otros pacientes que comparten sus condiciones.

santa_plastics_web4

Sorprendentemente, la sanidad no es algo que solo recibe el paciente. Al igual que la madre de Santa, muchos padres que se han sentido culpables de un accidente de su hijo salen con un nuevo sentido de esperanza cuando ven la recuperación de su hijo. Ella recuerda «Yo estaba triste cuando la miraba y la gente a nuestro alrededor me culpó. Decían que era mi culpa. Me alegra saber que Naves de Esperanza puede ayudarla. ¡Doy gracias a Dios por eso!»

Desde que atracó en las costas de Toamasina en la República de Madagascar este mes de agosto, el equipo de cirujanos plásticos a bordo de la Esperanza de África ha realizado más de 100 cirugías plásticas y tienen el deseo de seguir proporcionando esperanza y sanidad a la población malgache.