La educación mejora la salud de la mujer

Naves de Esperanza se ha comprometido a mejorar los resultados de la salud de las mujeres en todo el mundo. Hace poco, compartimos la historia de Gisele y la historia de Tsima, dos mujeres que han sido tratadas de fístulas obstétricas por nuestro equipo de Salud para la Mujer.

Naves de Esperanza lleva el hospital a las mujeres que lo necesitan, las busca y les proporciona cirugías de forma gratuita. Y no solo eso, sino que el equipo de Salud para la Mujer, capacita, renueva y desarrolla infraestructuras locales para dejar un impacto duradero y poder ayudar a más mujeres en estas naciones.

Gisele and Tsima VVF

¡Gran parte del éxito del equipo de Salud para la Mujer, se debe al compromiso de nuestros voluntarios como Tam! Natural de Australia, Tam Lowe es la líder del equipo del programa de Salud para la Mujer. La mayor parte de su trabajo consiste en entrenar a enfermeras locales que es, al mismo tiempo, uno de los aspectos que ella más disfruta.

«Han aprendido toda una nueva gama de habilidades que damos por sentado. Es hermoso verlas crecer en la enfermería.» Tam afirma, mientras se ve reflejada en la mejora que ha observado después de trabajar con las enfermeras locales durante varios meses.

Nurse Tam Aus

Es por los voluntarios como Tam que Naves de Esperanza puede ayudar a las mujeres que lo necesitan, y también dar una formación adecuada a los profesionales médicos de los países en vías de desarrollo para que puedan seguir tratando a los pacientes una vez que el barco se haya ido.

Gracias a la educación, Naves de Esperanza sigue trabajando para erradicar la fístula obstétrica y ¡esta alegría hace que Tam ame lo que ella y su equipo hacen! «No puedo describir cómo me siento, pero cambias la vida de alguien para que pueda tener un buen futuro. Es un milagro poder ver algunas de las sanidades que ocurren.»