Todos a bordo para la educación

Quizá tu casa se convierta en un huracán cada mañana para conseguir que tus niños estén listos para ir al colegio a tiempo. Durante los días de colegio, seguro que a menudo te has visto a ti mismo diciendo «Date prisa o vas a llegar tarde al colegio”. En este sentido, los niños que estudian en la Esperanza de África tienen una gran ventaja, y es que para llegar al colegio sólo tienen que caminar por el pasillo de su camarote hasta llegar al colegio.

Mercy Ships AcademyLa Academia a bordo educa a cerca de 50 estudiantes de alrededor de 25 familias diferentes, desde 18 países diferentes. Tanto la primaria como la secundaria es la educación que pueden recibir los estudiantes a bordo, ¡gracias a 18 maestros voluntarios maravillosos! La academia tiene un tamaño promedio de clase de seis alumnos y está acreditado por dos sistemas diferentes que permiten a los graduados continuar sus estudios en una variedad de lugares alrededor del mundo.
El plan de estudios cumple con estándares de clase mundial, pero la experiencia de estudiar a bordo de un buque hospital de ayuda humanitaria internacional es única. No sólo es por los estudiantes y profesores de todo el mundo, sino por todo lo que abarca la vida en un barco. Los estudiantes y profesores en el aula estudian juntos, pero también comen juntos y todas las actividades de ocio y la vida la comparten. Esta comunidad relativamente pequeña (+ 400) permite a los estudiantes construir relaciones que de ninguna otra manera podrían.

Mercy Ships Academy 2

Tanya Sierra era una maestra a bordo de la Esperanza de África y asegura que este será el lugar más singular donde jamás haya trabajado. «Cuando trabajas en un barco tienes que ser creativo y flexible, pero también te da oportunidades para experimentar cosas y enseñar. Ser capaz de satisfacer a todas estas personas de todo el mundo y compartir esta misión con ellos es increíble. Es un lugar tan diverso, con muchas diferencias y, sin embargo, todos comparten el mismo propósito”.