El regalo de Navidad perfecto

Cuando hablas con la madre de Gladys, te das cuenta de que su sonriente hija lo significa todo para ella. Cuando la pequeña y sociable Gladys nació con un pie zambo, su madre hizo todo lo posible para intentar arreglarlo, pero el hospital local le dijo que no había esperanza. «Sentí que era la única que luchaba por mi hija», recuerda su madre, Jacqueline.

Gladys on the dock

Gladys hacía todo lo posible por mantener sus amistades, pero le resultaba muy difícil cuando se burlaban de ella o cuando se movían muy rápido para que ella no les pudiera alcanzar. El corazón de Jacqueline se rompió al ver a su hija privada de muchas de las alegrías de la infancia por su discapacidad.

La familia se sentía desesperada, hasta que se enteró del barco hospital y la posibilidad de recibir un tratamiento gratuito. Asistieron a un día de selección de pacientes y gracias a la generosidad de los donantes de Naves de Esperanza, Gladys pudo comenzar su tratamiento Ponseti, que implica una visita semanal para que le pongan una serie de yesos aplicados a su pierna para enderezar lentamente su pie.

clubfoot_gladys_wp2

El proceso de Ponseti es prácticamente indoloro y elimina o reduce en gran medida la necesidad de una cirugía invasiva. Debido a la severidad de la deformidad de Gladys, necesitará una cirugía final para terminar su regalo de Navidad, pero entonces ella tendrá un par de pies rectos, para ir con su radiante sonrisa y su personalidad extrovertida.

¡Estamos muy agradecidos de que nuestros donantes hagan posible la entrega de estos increíbles regalos!