Kabir – El huérfano ciego y cojo

Cuando era joven en Benín, África Occidental, Kabir había aprendido a sobrevivir. Cuando la poliomielitis le golpeó a una edad temprana, perdió el uso de sus piernas. Sin embargo, Kabir no era ciego, y aunque tenía que gatear sobre sus manos y rodillas, a través de la suciedad y sobre el terreno áspero, todavía podía mantener una sonrisa y una risa.
Kabir before surgeryDescubrió que si ponía un par de correas sobre sus manos le dolía menos arrastrarse sobre las rocas y las piedras. Él y su hermano fueron huérfanos a una edad temprana y aunque los familiares les ayudaron, realmente dependían el uno del otro.

Más tarde, Kabir logró moverse en una especie de triciclo propulsado a mano y logró forjarse una vida razonable con la ayuda y el amoroso cuidado de su hermano. Luego, cuando llegó a los 60 años, empezó a perder la vista. Finalmente, fue demasiado para él y perdió la esperanza.
Kabir after surgerySu hermano sabía que Kabir necesitaba ayuda y fue cuando lo llevó a Naves de Esperanza para ver si se podía hacer algo. Una cirugía de catarata gratuita hecha posible por nuestros donantes personales como tú, nuestros voluntarios y nuestros patrocinadores corporativos que donan los implantes, le devolvió la vista a Kabir.

¿Cómo es ver de nuevo después de años de oscuridad? Las palabras no pueden describirlo, pero la risa de Kabir sí. «¡Puedo verte! ¡Incluso puedo ver tus ojos!», Exclama, riendo como un niño. «¡Veo a todo el mundo, el paisaje, todo! ¡Estoy tan feliz!»