¿Puede una olla a presión salvar vidas?

El control de infecciones en el departamento quirúrgico de hospitales en Europa y en todo el mundo ha sido un tema candente en los últimos años, donde se cree que muchas tasas de infección pueden reducirse siguiendo estrictamente los protocolos existentes.

Sin embargo, en muchas partes del mundo como África Occidental, las tasas de infección son el doble, o incluso el triple, de las que son en Europa o América del Norte. Para solucionar esto, Naves de Esperanza ha desarrollado un programa de entrenamiento único, que ayuda a enseñar técnicas eficaces de esterilización de equipos quirúrgicos y la prevención de infecciones.

Aparte de la falta de capacitación, el mayor obstáculo para la esterilización efectiva en los hospitales locales en los países en vías de desarrollo, es a menudo la falta de equipo funcional. Los hospitales suelen tener autoclaves bastante anticuados, que se descomponen y, muchas veces, no se pueden reparar, porque el personal local carece de experiencia, o simplemente porque no pueden obtener las piezas necesarias para reparar el equipo.

Así que el departamento de formación médica de Naves de Esperanza ha llegado con una solución bastante única utilizando una olla a presión como las que tenemos en muchas de nuestras cocinas, fácilmente disponible en estos países, y una cesta de esterilización especialmente diseñada que va dentro. También están diseñando un recipiente especial, que se puede colocar alrededor de la cesta en la olla a presión y más tarde se utiliza para almacenar los instrumentos listos para su uso.

Aparte del hecho de que las ollas a presión son muy accesibles, también pueden ser calentadas usando cualquier fuente de calor disponible, por lo que no dependen de la electricidad local y fuentes de agua poco fiables. ¡Esto significa que pueden incluso ser transportadas fácilmente y usadas en áreas remotas!