Una estrella de TV a bordo



Para muchos de nuestros pacientes, la curación de su condición física puede ser sólo una parte de su camino hacia la recuperación. Otra parte importante es ayudar a restaurar su autoestima y ayudar a su esperanza para el futuro. Nuestros enfermeros y el resto del personal médico ponen su granito de arena para alentar a nuestros pacientes, pero también reciben ayuda de los capellanes del hospital.

Casi todos nuestros capellanes hospitalarios provienen de las regiones en las que estamos trabajando y aunque algunos trabajan durante años a bordo navegando de un país a otro, otros son locales que provienen del país específico en el que se encuentra el barco. Debido a que hablan los idiomas locales, están en mejores condiciones para aconsejar y apoyar a nuestros pacientes, lo que ayuda a acelerar su recuperación física y emocional.

El año pasado en Benín, Fidèle Kossou trabajó como capellán, pero muchos de los que trabajaban con ella ni siquiera sabían que es periodista, redactora jefe de un programa de artes televisivas ni que está trabajando en un documental sobre el sistema de justicia.

“Muchos pacientes han vivido durante años con grandes deformidades”, dice Fidèle. “Han sido rechazados por la sociedad. Nadie quiere ser su amigo, pasar tiempo con ellos… ¡ni siquiera para sonreír!”. Así que Fidèle y los otros capellanes dedican un tiempo a conocer a los pacientes antes y después de la cirugía. “Aprendí en la Esperanza de África, que las personas necesitan a alguien que las escuche”, dice, “hay tantas personas que realmente necesitan amor…”