¿Qué está pasando con Paul?

Hace un par de semanas, Francoise nos contó cómo su bebé Paul, de 3 meses de edad, casi muere de inanición por su labio y paladar hendido (haz clic aquí para leer la historia). Ahora lo está haciendo mucho mejor, pero aún necesita una cirugía más para cerrar su paladar hendido y permitirle hablar y comer bien.

El problema es que mientras los doctores lo examinaban en preparación para su última cirugía, encontraron un absceso infectado en su torso y que era necesario extirpar. Aunque esto requirió sólo una intervención quirúrgica menor, tuvo que sanar completamente antes de que pudieran realizar la cirugía para cerrar el paladar.

Durante una semana, el personal lo cuidó y esperó ansiosamente para ver qué tan rápido Paul podía recuperarse de la cirugía del absceso. Una vez que se haya recuperado de la cirugía, ¿habrá tiempo suficiente para que se opere el paladar hendido y luego se recupere en el hospital de a bordo antes de que se vaya el barco?

Para el día ocho, Paul estaba en forma y los cirujanos acordaron seguir adelante y realizar la cirugía del paladar hendido. ¡Uf, qué alivio para su madre Francoise! ¡Su hijo ahora podría hablar y comer bien! El hecho de que Paul esté vivo ya es un milagro. Ahora él es como cualquier otro niño saludable de un año. Sólo puedo imaginar lo feliz que debe estar su madre. ¿Y tú?