Aicha: Tres generaciones transformadas

Aicha fue la primera niña para sus padres recién casados. ¡Un comienzo alegre para su familia! Pero cuando la madre de Aicha se enfermó poco después de dar a luz, la alegría de la celebración quedó en el aire. Tres meses después, la madre de Aicha falleció, dejando atrás a un esposo devastado y un bebé recién nacido. Después de la muerte de su madre, la pequeña Aicha fue acogida por su abuela, Mymoona.

«Ese fue un momento muy oscuro para nosotros», dijo Mymoona. «Mi hijo estaba de luto por la pérdida de su esposa, y tuvimos que tratar de cuidar a Aicha».

Sin la leche de su madre, Mymoona hizo lo mejor que pudo para alimentar a su nieta con lo que tenían disponible. Incluso hizo viajes al hospital local para obtener consejos sobre cómo alimentarla sin leche materna. A pesar de sus intentos de proporcionar una vida normal para la niña, los dos pronto se dieron cuenta de que Aicha no estaba creciendo al ritmo que debería, sus piernas se estaban arqueando debido a la desnutrición.

Para cuando debía comenzar el colegio, Aicha todavía estaba aprendiendo a caminar en lugar de aprender a leer y escribir. Con las piernas inclinadas en ángulos de 45 grados, cada día era una lucha y un doloroso recordatorio de que no era como otras niñas: el colegio no era una opción.

«No sabíamos si había algo que la ayudara», dijo Mymoona. «Intentamos llevarla al hospital local, pero dijeron que no tenían el equipo para hacer nada con sus piernas».

Así que los dos continuaron orando por una solución, sin perder la esperanza de que algún día Aicha recibiría la ayuda que necesitaba.

«Nunca nos dimos por vencidos porque nunca sabes cómo te va a llegar la ayuda», dijo Mymoona.

Para Aicha, esa esperanza llegó en la forma inesperada de un viajero en su aldea que estaba tratando de aprender su idioma tribal.

«Cuando vio a Aicha, nos habló de un barco que estaba atendiendo a pacientes como ella y que deberíamos ir», dijo Mymoona.

Con un rayo de esperanza restaurado, el padre de Aicha llevó a su preciosa niña al sitio de selección de pacientes para conocer a las enfermeras voluntarias del buque hospital Africa Mercy.  Después de su examen, Aicha fue seleccionada para la cirugía que la familia había anhelado.

Habiendo sido una parte integral de la vida de Aicha desde el principio, fue Mymoona quien acompañó a su nieta al barco y disfrutó viendo el trabajo que se estaba haciendo a su alrededor diciendo: «Lo que Naves de Esperanza está haciendo es muy bueno, y queremos que continúen para que otros puedan ser ayudados».

Unos meses después de la cirugía, la abuela, el padre y la hija se unieron, tres generaciones juntas compartiendo palabras de amor, compasión, apoyo y la voluntad de nunca rendirse. Aicha ahora camina orgullosa junto a su padre y su abuela, como un recordatorio de la esposa y la hija perdida pero nunca olvidada.

«Si la madre de Aicha pudiera verla en este momento, estaría muy feliz porque, a pesar de la mala suerte de Aicha en la vida, ha recibido la ayuda que necesitaba», dijo Mymoona. «¡Gracias!»