Hounsigbo: Gracia para vivir de nuevo

Durante más de tres años, Hounsigbo vivió en total oscuridad. Las cataratas nublaban su visión en ambos ojos.

Antes, Hounsigbo había estado trabajando afanosamente en su aldea en Togo, yendo todos los días al bosque para cortar árboles y tejer esteras de sus ramas, vendiéndolas para ganarse la vida. Pero ahora, la mujer de 70 años pasaba sus noches y días en una pequeña habitación en una de las casas de sus hijos, con los ojos llorosos constantemente. Si quería comer algo, esperaba hasta que sus nietos lo trajeran. Si necesitaba usar el baño, sus nietos la llevaban allí. Dependía completamente de su familia para sobrevivir.

«Alguien sin hijos sufriría o incluso estaría muerto a estas alturas», dijo.

Cuando Hounsigbo comenzó a tener dolores de cabeza, visitó el hospital local. Después, probó los remedios tradicionales. Aunque ayudaron durante un tiempo, «Mis ojos eventualmente empeoraron y perdí la vista por completo», dijo.

La historia de Hounsigbo no es diferente a muchas otras. Solo en el África subsahariana, más de seis millones de personas son ciegas debido a las cataratas. Con una cirugía simple, la mayoría podría recuperar su visión.

Ahí es donde entra en juego el Dr. Abram Wodomé. En una ciudad no muy lejos de Hounsigbo, este cirujano restaura la vista de las personas en solo siete minutos. No es un hacedor de milagros, pero ha impactado a su país, Togo, de una manera milagrosa. Después de ser formado y realizar prácticas con Naves de Esperanza hace 10 años, comenzó su propia clínica, donde va más allá para hacer que la cirugía sea gratuita y accesible. Durante años, Naves de Esperanza ha colaborado con él, cubriendo los costes de las cirugías en su clínica para personas que de otra manera no tendrían acceso a las mismas.

Hounsigbo había oído hablar de la clínica del Dr. Wodomé, pero dudaba de poder permitírselo. Afortunadamente, su nieto, Louis, estaba decidido a obtener su ayuda independientemente de su situación financiera. Un día, instó a Hounsigbo a ir con él a un triaje de pacientes que el equipo del Dr. Wodomé estaba llevando a cabo cerca.

«No sabía a dónde iba, pero mi nieto dijo que debería acompañarlo. Le pregunté: ‘Hijo mío, ¿tienes dinero?’ y él respondió diciendo: ‘Abuela, iremos'».

Pronto, la fe de Luis fue recompensada. Hounsigbo fue seleccionada para la cirugía, y se le ordenó ir a Lomé, todo sin coste alguno para ella. Antes de darse cuenta, estaba en Lomé y entrando en el quirófano. Al día siguiente, cuando le quitaron el vendaje, Hounsigbo inmediatamente se rió a carcajadas, luego corrió a la habitación de al lado para darle un abrazo al Dr. Wodomé. ¡Ella podía verlo todo!

Hounsigbo y Louis hicieron el viaje de regreso a su pueblo y, cuando llegaron, todos sus otros nietos corrieron hacia ella gritando: «¡La abuela puede ver!» Hounsigbo los envolvió a todos en un gran abrazo.

«Verlos a todos me trajo alegría», recuerda.

Ya no depende de sus hijos y nietos. Ahora, ella es libre de regresar al trabajo y tomar su lugar como la matriarca de la familia. «He recibido la gracia de vivir de nuevo», dice. «Gracias, y que Dios los fortalezca a todos… para ayudar a más personas como yo».