Kadidja

Una nueva sonrisa y un nuevo futuro

A primera vista, Kadidja es como cualquier otro niño. Es una niña de 4 años feliz y enérgica. Le encanta bailar, jugar y comer buena comida. Ella ilumina cualquier habitación con su energía intrépida y casi nunca deja de reírse. Pero algo la estaba frenando.

Cuando la madre de Kadidja, Ramata, dio a luz a su hija, el médico que asistió al parto notó que el bebé había venido al mundo con labio leporino. Sabiendo que no había nada que pudiera hacer por la niña, el médico le contó a Ramata acerca de Naves de Esperanza.

A pesar de no estar segura de lo que encontraría, Ramata dio un salto de fe al viajar con su bebé, que entonces tenía solo un año, al buque hospital Africa Mercy. Pero debido a la pandemia de COVID-19, Naves de Esperanza ya se había ido cuando Kadidja y su madre llegaron a Dakar.

«Aunque fue una decepción, entendí por qué el barco se fue», dijo Ramata. «El barco estaba aquí para ayudar a la gente, y para ayudar a la gente, el medio ambiente debe ser seguro».

Regresaron a su comunidad, donde Kadidja soportó el estigma y la vergüenza de verse de manera diferente a los otros niños. Esto no solo fue doloroso para Kadidja, sino también para su madre: «Desde que nació, me negué a llevarla a la aldea, porque los otros niños la miraban y trataban de tocarle la nariz y los labios».

Incluso a los 4 años, Kadidja comenzó a sentir los efectos de ser tratada de manera diferente. «Se avergonzaba de salir porque veía que no era como los otros niños», dijo su prima, Maimouna.

Esperanza renovada

Después de tres largos años de espera, la esperanza finalmente estaba en el horizonte una vez más. Ramata escuchó que Naves de Esperanza regresaría a Senegal, por lo que la madre y la hija viajaron a Dakar. Una vez que llegaron, Ramata escuchó las palabras que había anhelado: Kadidja fue autorizada para la cirugía.

Estaba abrumada por el amor que su hija recibió de los voluntarios de Naves de Esperanza. «Desde que dejé mi pueblo y llegué al barco, sentí que había estado en mi propia casa. Los voluntarios que trabajan en el barco y en el Centro de Extensión Hospitalaria del buque están haciendo un gran trabajo. Nos recibieron a mí y a mi hija con gran respeto. Estaba muy feliz de estar allí porque todos amaban a mi hija».

Pronto, este afecto permitió que la personalidad de Kadidja floreciera. Su paseo por la pasarela del Africa Mercy se convirtió en una fiesta de baile. Comenzó a chocar los cinco a todas las enfermeras de la

sala y saludó a todos los demás pacientes mientras se preparaba para la cirugía. Otro rasgo que comenzó a brillar fue la fuerte voluntad de Kadidja. Antes de su cirugía, la enfermera de la sala, Melissa, notó que Kadidja quería elegir su propia bata para usar para la cirugía, ya que no le gustaba la que le habían dado. Ramata observó con diversión: «Estaba un poco preocupada antes de la cirugía, solo estaba preocupada por mi hija. Pero ella está tan feliz de estar aquí, y estoy tan feliz ahora que será sanada».

Con una última oración, Kadidja se dirigió a la sala de operaciones.

Una nueva sonrisa y mucho amor

Una semana después de la exitosa cirugía de Kadidja, vio su nueva sonrisa en el espejo por primera vez. En ese momento, Ramata estaba rebosante de amor y deleite.

«Estoy muy feliz. Se ve tan hermosa. Cuando regresemos a nuestro pueblo, todos la tratarán como una persona normal. Puede interactuar con otros niños de nuevo y puede ir a la escuela».

Cuando el proceso de recuperación de Kadidja llegó a su fin y estaba lista para irse a casa, Ramata esperaba volver a ver a su familia, pero estaba triste de abandonar la comunidad que habían formado.

«Las personas a bordo nos cuidaron tanto a mi hija como a mí. Me sentí muy afortunada y alegre de estar aquí y no quería irme».

Sin embargo, sabían que tenían mucho que esperar, como las nuevas amistades que Kadidja formará. «Ahora tendrá el coraje de jugar con otros niños», dijo Ramata.

Kadidja regresó a casa con una nueva sonrisa, pero lo más importante, con la libertad de finalmente ser ella misma.