La nueva confianza de Mansare

El pequeño Mansare vive en un vecindario escondido en la ciudad portuaria de Conakry, Guinea, donde le encanta jugar con su grupo de hermanos mayores. Pero a pesar de su personalidad activa y amante de la diversión, la infancia de Mansare, de cuatro años, siempre ha sido un poco diferente a la de los demás debido a sus piernas arqueadas.

La condición de Mansare siempre le ha dificultado seguir el ritmo de los otros niños, ya sea corriendo, trepando árboles o jugando al fútbol.

Un niño de cuatro años debería ser demasiado pequeño para sentirse cohibido y avergonzado, pero los comentarios y las miradas que Mansare recibió mientras estaba en la ciudad lo hicieron sentir diferente a los demás.

Corría y su risa trajo una sonrisa a la cara de su madre.

«Míralo. Míralo caminar”, dijo su madre, Simone. “Ahora puede jugar. Antes, se cansaba y volvía después de diez minutos porque los otros niños se reían de él. Ahora, tengo que ir a buscarlo al final del día y traerlo de vuelta a casa porque está muy feliz de estar jugando».

El hecho de ver un niño enérgico corriendo y jugando puede no ser sorprendente para muchos, pero es algo que la familia de Mansare siempre ha esperado.

Mansare creció con una afección conocida como «piernas arqueadas», una dolencia causada a menudo por una enfermedad subyacente, como el raquitismo, y agravada por la desnutrición. El niño de cuatro años solo ha conocido la vida con su condición ortopédica, lo que ha hecho que caminar y correr sea un desafío agotador.

Después de años de ver al niño pequeño luchar con su movilidad limitada, la familia de Mansare estaba emocionada de escuchar la noticia de que finalmente podría encontrar la sanidad. Simone llevó a su hijo al día de selección de pacientes de Naves de Esperanza, donde aproximadamente 6.000 personas más se habían reunido con la esperanza de ser atendidas por enfermeros voluntarios.

Desde fuera de la puerta del recinto, Simone vio una gran multitud y no sabía si podrían pasar. Sin embargo, Mansarr, valiente a pesar de su corta edad, se coló por la puerta y entró en el recinto. Él la saludó desde el otro lado, diciendo: «¡Si no puedes pasar, iré y haré fila!»

Una vez que entró, Simone encontró a Mansare haciendo fila solo, sin miedo, haciéndole señas para que se uniera a su lugar. “Él siempre ha sido valiente”, dijo.

El día que subió por la pasarela del buque hospital Africa Mercy para ser operado, la sonrisa de Mansare lo decía todo. No estaba nervioso por la cirugía, ¡estaba emocionado de emprender otra aventura!

Una vez que entró, Simone encontró a Mansare haciendo fila solo, sin miedo, haciéndole señas para que se uniera a su lugar. “Él siempre ha sido valiente”, dijo.

Esta valentía continuó durante el tiempo de Mansare estuvo con Naves de Esperanza. Después de ser operado, Mansare pasó semanas recuperándose y volviendo a aprender a caminar. Incluso sentado con yesos durante varias semanas, no pudo evitar sonreír y, después de comenzar el programa de fisioterapia, Mansare comenzó a estar otra vez en funcionamiento.

«Le encanta su nuevo cuerpo», dijo su madre. Pero el cambio de Mansare es mucho más profundo que las apariencias. Ahora, es un desafío mantenerlo quieto, y su confianza y alegría aparecen en todo lo que hace. Mansare parece un chico nuevo, por dentro y por fuera.

«La cirugía ha cambiado nuestra vida», dijo Simone. “Está más feliz; soy más feliz. Se ama más a sí mismo. Ahora tiene más confianza».

Mansare tuvo muchas semana de sesiones de rehabilitación con la ayuda de fisioterapeutas voluntarios.

“Ahora puede jugar. Antes, se cansaba y volvía después de diez minutos porque los otros niños se reían
de él. Ahora, tengo que ir a buscarlo al final del día y traerlo de vuelta a casa porque está
muy feliz de estar jugando» dijo la madre de Mansare, Simone.