Lucha de un padre para ayudar a su hija

Rompiendo con tradición

Habibatou y Mamadou nunca habían experimentado tanta alegría y tanta tristeza, todo al mismo tiempo. Su primer bebé Batouli era un regalo precioso y estaban tan emocionados cuando ella nació. Esta pequeña niña recién nacida era perfecta, excepto por una cosa pequeña, que nació con un labio superior partido y un lado comenzó a crecer hacia la nariz. Sus padres nunca habían visto nada como esto antes, y no sabían lo que esto significaba para su hija.

Ellos no sabían que era un defecto de nacimiento común llamado labio leporino. Lo que sí sabían era que la deformidad significaría grandes dificultades para su hija en el futuro. Mucha gente pensaba que su hija era maldecida y atormentada por un espíritu maligno. ¿Podrían Mamadou y Habibatou mantener a su hija escondido como muchos hacen cuando hay un problema físico obvio?

El padre de Batouli Mamadou decidió romper con la tradición y hablar acerca de la condición de su hija. Preguntó a la gente del pueblo si habían visto un labio superior como su hija. Nadie, ni siquiera los ancianos, jamás habían visto nada como esto.

Una solución inesperada

Cuando Mamadou llamó a su hermano Musa con noticias sobre el problema del bebé, la respuesta de Musa fue sorprendente. «Mamadou, no te preocupes. Hay un barco que viene con médicos que ayudan a bebés como tu hija. Han hecho muchas cirugías, de forma gratuita, para corregir este problema. »

Mamadou organizó para que Habibatou y Batouli pudieran quedar en la casa de Musa en Conakry para averiguar más sobre este barco hospital. Habibatou recuerda la experiencia. «No sabemos exactamente cuando esta nave llegaría o si los médicos podrían ayudar. Tenía miedo, pero tenía que tener fe por el bien de mi hija».

El hospital cerca de la casa de Musa confirmó que Naves de Esperanza seleccionarían los pacientes para recibir una cirugía justo la próxima semana. Habibatou cuenta en voz baja: «Yo estaba agradecido de aprender de la enfermera del hospital que la condición del Batouli se llamaba labio leporino y que Naves de Esperanza realizaba la cirugía para corregirlo. Ella dijo que Batouli estaría bien cuidad y que Musa tenía razón – Naves de Esperanza no cobran ningún dinero para hacer la operación». Al mediodía del día de la selección de pacientes, Habibatou ya tenía en la mano estaba, una tarjeta con cita para una cirugía gratuita para Batouli..

Esperanza para el Futuro

En el día de la cirugía de Batouli , Habibatou esperó impaciente a que acabará la operación . Una horas después el sostenía a su hija en sus brazos. Habibatou habló en nombre de su familia, diciendo, » Estamos muy agradecidos de que nuestra ruptura con la tradición nos trajo a Naves de Esperanza. Esta ruptura ha cambiado la vida de nuestra querida Batouli » .