Marie Madeleine: su máximo potencial

A Marie Madeleine le encanta el colegio. Ella cree que con una buena educación podrá cumplir sus sueños y se niega a dejar que su condición la frene.

Cuando era niña, Marie Madeleine desarrolló una contractura muscular anormalmente tensa en la pierna. A medida que continuaba creciendo, su rodilla se hiperextendía hacia atrás, dejándola con una severa cojera cuando caminaba. A pesar de esta dificultad, Marie Madeleine continuó haciendo el corto viaje al colegio, donde estaba decidida a aprender.

“Marie Madeleine es una niña muy alegre. Tiene muchos amigos”, dijo Adama, la abuela de Marie Madeleine.

Si bien la condición de la niña de 13 años le ha hecho luchar para mantenerse al día físicamente, su familia ha trabajado duro para asegurarse de que ella haya pasado su vida rodeada de amor y aceptación. La joven no recuerda haber sido degradada nunca por su discapacidad, y esto ha resultado en una confianza que se ve claramente en la forma en la que interactúa con los demás. Sin embargo, con el tiempo, Adama creyó que la condición de su nieta le habría impedido alcanzar su máximo potencial.

“Mi esperanza es que sea como cualquier otra niña con una mochila que va al colegio”, dijo. «Pero no podíamos permitirnos la cirugía, así que esperábamos un milagro».

Un día, ese milagro llegó en forma de noticias de un vecino de su aldea, quien les contó sobre la llegada del buque hospital Africa Mercy al puerto de Dakar, a unos 160 kilómetros de su casa. El vecino le dio a Adama la información para el proceso de selección de pacientes, y pronto Marie Madeleine tenía programada una cirugía.

En la víspera de su operación, Marie Madeleine habló sobre su “nueva vida”, visualizando todas las posibilidades que tiene por delante. Después de una cirugía exitosa a bordo del buque hospital Africa Mercy, Marie Madeleine estaba lista para comenzar la rehabilitación.

Trabajó con el equipo de rehabilitación durante varias horas a la semana para restaurar la movilidad y mejorar la fuerza de su pierna. Durante 12 largos años, el músculo de su rodilla no se había utilizado correctamente y le tomó tiempo volver a entrenar los músculos de la pierna para sostener su peso. Pero Marie Madeleine tenía el final a la vista y, ansiosa por volver al colegio, perseveró.

Varios meses después de su llegada al buque hospital Africa Mercy, la brillante niña de 13 años con una sonrisa triunfante y piernas rectas estaba lista para ir a casa y volver al colegio.

Al día siguiente de su llegada a su pueblo, Marie Madeleine estaba de vuelta en clase. Sus compañeros le preguntaron: «¿Cómo es que te cambió la pierna?»

Ella simplemente respondió: “Amamos a Dios. Dios me ha sanado y su plan para mí es caminar así ahora».

Después de la cirugía de Marie Madeleine, ¡las esperanzas de su abuela se hicieron realidad!

“Estoy muy feliz de verla ir al colegio con las piernas rectas”, dice Adama. «¡Todo está bien ahora!»

Con su espíritu decidido, Marie Madeleine ya lo ha logrado. Su viaje con Naves de Esperanza puede haber terminado, ¡pero tiene el resto de su vida por delante!

¡Dos años después de su cirugía, camina mejor que en años! Muchas cosas han cambiado en su vida, pero una cosa ha permanecido igual: ¡todavía le encanta aprender!

«¡Va al colegio y dice que quiere ser doctora!» dice la madre de Marie Madeleine. «Quiere ayudar a la gente como a ella la ayudaron».