Médicos volando para salvar vidas

Fitia de 2 años sufrió un accidente que es demasiado común en los países en vías de desarrollo. La mayoría de las casas no tienen electricidad, ni gas, ni agua. La forma de cocinar la comida es con fuego abierto en los alrededores de las casas. Las familias luchan para sobrevivir y mientras las madres están preparando la comida es casi imposible vigilar a los niños en todo momento.

La mama puede que entre solo un momento a la casa para coger algo que necesite para preparar la comida y sucede en ese mismo instante que uno de los niños se acerque demasiado al fuego y hace que se queme. Es justo esto lo que le pasó a la pequeña Fitia. Normalmente con las quemaduras graves los niños no sobreviven a la infección que es resultado de tener la piel abierta y al aire.

Screening Team 06Mar2015

En el caso de Fitia lo que le salvó la vida era la llegada de un equipo de Esperanza de África que llegó a su aldea para evaluar pacientes, para averiguar si una cirugía gratuita en el barco podría solucionar sus problemas médicas. La directora del equipo de evaluación, la holandesa Mirjam Plomp, se dio cuenta que Fitia no sobreviviría sin atención médica inmediata y decidieron llevarla de vuelta con ellos al barco.

equipo de evaluacion medica

Unos meses más tarde Mirjam ha podido despedirse de Fitia ya transformada por los antibióticos y varias cirugías para restaurar la vida de esta pequeña niña Malagasy de tan solo 2 años.

Fitita amb Mirjam