¡¡Feliz Año Nuevo 2020!!

Apreciado colaborador,

Desde Naves de Esperanza queremos decirte ¡Muchas gracias por todo tu apoyo a lo largo de este año 2019 en llevar esperanza y salud a los países en los que servimos!

Algunos datos de lo que ha sucedido en Guinea Conakry y Senegal en este año a través nuestro barco “Africa Mercy” y de los voluntarios que colaboran en distintas áreas:

Se han realizado más de 1.700 intervenciones quirúrgicas.Esto nos ha permitido superar las 100.000 intervenciones quirúrgicas llevadas a cabo desde que Naves de Esperanza comenzó su labor hace 40 años.Más de 16.000 personas han recibido asistencia y/o … Leer más

19-12-06 La vida y futuro de N’nady

País: Guinea, Edad: 14 años.

Conozca a N’nady

Cada paso era insoportable. Los dolores en sus articulaciones eran inaguantables. Pero las burlas dolían aún mucho más. Para los tiernos catorce años de edad, la vida y futuro de N’nady ya habían sido enmarcados por sus piernas severamente arqueadas.

La lucha de fe de una familia

Cuando N’nady tenía ocho años de edad, su hermano mayor — quien también tenía piernas arqueadas — pudo recibir una cirugía ortopédica gratuita a bordo de nuestro buque … Leer más

19-11-10 Una vida joven salvada.

Conozca a Sekouba País: Guinea, Edad: 12

Era un día ordinario cuando Sekouba de diez años notó un bulto chiquito en su boca. Se lo enseñó a su mamá, M’mahawa, y ella pensó que simplemente desaparecería por sí mismo. Pero no desapareció. Lo que empezó como un bulto de la medida de un botoncillo en la boca de Sekouba, creció tan grande como una pelota de tenis. Era un tumor peligroso. Pronto su respiración se dificultó y amenazo su vida.

Leer más

19-10-01 Conozca a Gamai

País: Guinea / Edad: 4 años

Ella era solo una niña pequeñita cuando las quemaduras dolorosas casi destruyeron sus brazos y sueños. Todo lo que Gamai quería era ser como otras niñas. Durante los siguientes cuatro años, Gamai se dio cuenta de que ella no era como otros niños. Quería jugar, ir a la escuela e incluso ayudar a su madre en la casa, pero las cicatrices de sus quemaduras la dejaron incapaz de enderezar sus brazos extremadamente deformados. Y los insultos de la gente en la calle la hicieron esconderse en su casa. Cada año, Gamai se fue … Leer más