Aliviar el sufrimiento de madres jóvenes

Hola, mi nombre es Mariamou, soy de Camerún, y ahora tengo 27 años. Cuando tenía 20 años, mi bebé murió al dar a luz, porque no tenía médico ni partera que me ayudara. Después de estar de parto durante varios días, me quedé incontinente. Tres meses después, mi esposo también murió.

Me encantaba estar rodeada de gente, pero muchas personas fueron crueles conmigo y me decían: «Vete, hueles mal». Era una marginada social y pensé que viviría el resto de mi vida triste y sola. Durante siete largos años, me preguntaba cada día cómo iba a seguir adelante.

Leer más

Tecnología rota = vidas rotas

El programa de capacitación biomédica que Naves de Esperanza lleva a cabo durante cada visita a un país en vías de desarrollo, es una parte esencial de la ayuda que ofrece a los hospitales locales para que puedan brindar a sus pacientes un tratamiento eficiente y, en última instancia, salvar vidas. Muchos de estos hospitales tienen equipos rotos o que necesitan revisiones urgentes, por lo que al capacitar a los técnicos locales para que hagan este trabajo, presentan una solución a largo plazo al problema.

Leer más

¿Qué está pasando con Paul?

Hace un par de semanas, Francoise nos contó cómo su bebé Paul, de 3 meses de edad, casi muere de inanición por su labio y paladar hendido (haz clic aquí para leer la historia). Ahora lo está haciendo mucho mejor, pero aún necesita una cirugía más para cerrar su paladar hendido y permitirle hablar y comer bien.

El problema es que mientras los doctores lo examinaban en preparación para su última cirugía, encontraron un absceso infectado en … Leer más

¿Puedes salvar a mi bebé?

Mi bebé Paul nació sin una parte de su labio superior. Más tarde me dijeron que tenía labio leporino y paladar hendido. No podía chupar y la mayor parte de la comida y bebida que ponía en su boca se caía fuera. Durante tres meses, luché para mantenerlo con vida, pero él solo pesaba 2 kg, ¡que era incluso menos de lo que pesó al nacer! Lloraba mucho, y muchas veces me quedaba despierta la mayor parte de la noche, intentando hacer que se durmiera.

Leer más

Me llamo Tresor

¡Hola! Soy Tresor de Camerún y tengo 10 años. La mayoría de la gente dice que soy bastante feliz y amante de la diversión, pero hay una cosa que me pone triste de verdad. Cuando tenía tres años, caí al fuego y me quemé el brazo izquierdo. Mi mamá me llevó a los médicos durante 6 meses, hicieron todo lo posible para evitar que se infectara, pero perdí la mayor parte del movimiento de mi brazo. Mi … Leer más