Ousseynou y Assane: El doble de problemas, el doble de alegría.

Si bien los niños de 5 años Ousseynou y Assane pueden parecerse, es fácil ver la diferencia en sus personalidades: Ousseynou es extrovertido y descarado, mientras que Assane es callado y reservado. Sin embargo, si los estuvieras viendo por primera vez, sería muy difícil distinguirlos.

Comparten más que solo su buena apariencia: ambos niños desarrollaron una condición idéntica que hizo que sus piernas se curvaran hacia afuera en la rodilla y, a medida que crecían, sus rodillas continuaron separándose más, lo que hizo que los demás los ridiculizaran. A los padres de los gemelos, Abdukka y Awa, les preocupaba que no pudieran hacer nada para proteger a sus hijos.

«Fue difícil para nosotros. Sabíamos que los vecinos se reían de los gemelos», dijo Awa. «No podíamos esconder a Ousseynou y Assane, así que todos tuvimos que vivir con personas que los trataban como inferiores».

Mame Sor, enfermera de la clínica local, conocía la dolencia de los gemelos y dedicó su tiempo a ayudar a sus padres a encontrar una solución. Cuando Mame Sor se enteró de la llegada de Naves de Esperanza a Senegal, compartió esta emocionante noticia con Awa y se las arregló para recoger a los niños y a su madre para llevarlos al registro de pacientes.

Días antes de que los gemelos fueran a ver a un cirujano, ella llevó a Awa y a los gemelos 343 kilómetros hasta Dakar. Esto era lo más lejos que habían estado los gemelos de casa, pero lo más cerca que habían estado de su sanidad. También era la primera vez que alguno de ellos veía un barco.

Awa estaba un poco nerviosa por todas estas nuevas experiencias, y más aún cuando las enfermeras vinieron a llevarse a Ousseynou y luego a Assane a los quirófanos. Pero después de la operación, cuando sacaron a sus hijos, estaba encantada de tener la oportunidad de una cirugía gratuita.

«Cuando regresaron a la sala después de la cirugía y sus piernas estaban rectas en el yeso, estaban muy, muy felices», dijo.

Durante las semanas posteriores a la cirugía, los gemelos se ganaron rápidamente los corazones de los voluntarios y del equipo diurno del buque hospital Africa Mercy mientras trabajaban en la rehabilitación. Pronto fueron dados de alta al centro de extensión de pacientes ambulatorios del hospital (Centro HOPE), donde continuaron su recuperación junto con los muchos otros pacientes ortopédicos jóvenes con los que se habían hecho amigos.

Una vez que les quitaron los yesos, las sesiones de fisioterapia se volvieron un poco más difíciles. El objetivo era mejorar su rango de movimiento, así como su equilibrio y fuerza. Finalmente, los gemelos se movieron más rápido y con más confianza de lo que habían podido antes.

«Desde que di a luz a Ousseynou y Assane, nunca los he visto correr», dijo Awa. «Las cirugías les dieron esta oportunidad. Es algo que ocurre solo una vez en la vida».

Ahora, ambos chicos tienen un futuro brillante. ¡Cuando cumplan 7 años, podrán comenzar la escuela con renovada confianza!

Awa está muy orgullosa de sus hijos y dice: «Vivía con dudas sobre su futuro, ¡pero la parte más difícil de su vida ya pasó!»