Maxilofacial

Tumores

Grotescos tumores que desfiguran el cuerpo de la persona no son algo poco común en los países en vías de desarrollo del continente Africano. A menudo benignos, estos tumores empiezan siendo de pequeño tamaño, pero sin tratamiento acaban comprometiendo la vida de la persona y poniéndola en una situación de marginación social. En los quirófanos a bordo de la nave, profesionales de alto nivel llevan a cabo miles de cirugías maxilofaciales, transformando el aspecto físico de las personas y salvándolas de la sofocación y la muerte por inanición. Cada caso representa una transformación poco menos que milagrosa.

Labio y paladar leporino

Decenas de miles de niños nacen con labio y/o paladar leporino cada año. Es una alteración fácilmente reparable en el mundo desarrollado, pero los niños que nacen en países en vías de desarrollo tienen poco acceso a la cirugía reconstructiva. Los bebes con labio leporino a menudo sufren malnutrición por no poder succionar correctamente y los que sobreviven a menudo son rechazados a causa de su deformidad. Naves de Esperanza ha devuelto la sonrisa a miles de niños y adultos.

Enfermedades bucales

Ausente en el mundo Occidental desde los campos de concentración, noma, ocancrum oris, es una enfermedad contagiosa que destruye el tejido oro-facial. Afectando predominantemente a los niños, la enfermedad avanza rápidamente alcanzando la zona de la nariz, labios y mejillas. Aun siendo prevenible y teniendo tratamiento, la mayoría de los afectados por esta terrible enfermedad no tienen acceso la atención sanitaria básica, y miles mueren a causa de ella cada año. Aquellos que sobreviven no solo se ven afectados por la deformidad sino que además experimentan dificultades para comer, respirar y tragar.

Naves de Esperanza también contribuye a la erradicación de noma a través de la educación para la salud, programas dentals y formación sobre agricultura ecologica y sostenible. La malnutrición, higiene bucal deficitaria, falta de letrinas y enfermedades, sobre todo sarampión, todo ello contribuye al riesgo de adquirir noma.

maxilofacial ph1