Sekouba: Una sonrisa brillante

El día que llegó a Naves de Esperanza, Sekouba, de 12 años, sostenía una foto desgastada en sus manos. La fotografía, con los bordes rotos y el color descolorido, era de un niño con un rostro impecable que sonreía alegremente a la cámara.

“Este solía ser yo”, dijo Sekouba.

Solo habían pasado dos años desde que se tomó la fotografía, pero eso fue tiempo más que suficiente para robar una gran parte de la infancia del joven Sekouba. Era una mañana cualquiera cuando Sekouba notó por primera vez un pequeño bulto en su boca, no más grande que un botón. Se lo mostró a su madre, M’mahawa, quien le dijo que no se preocupara.

“Tal vez desaparezca por sí solo”, dijo.

Pero no fue así. En el transcurso del año siguiente, el bulto creció a un ritmo alarmante y, finalmente, se formó un tumor del tamaño de una pelota de tenis que llenó la mejilla de Sekouba.

A medida que el tumor crecía, comenzó a afectar significativamente la vida de Sekouba. La gente empezó a burlarse de él. «¿Qué es eso de tu boca?» le preguntaban y la curiosidad pronto se convertiría en risa y desprecio.

Para protegerse de las interminables burlas y miradas, Sekouba abandonó el colegio y se limitó a su casa. Sus hermanos se avergonzaron de que los vieran con él y sus amigos se negaron a jugar con él.

Todos los días durante casi dos años ha esperado ansiosamente a que sus hermanos regresaran del colegio para poder seguir aprendiendo. Copia sus deberes y trata de aprender de ellos. Todos los días se da cuenta de que es el único niño de su edad que NO va al colegio, y todos los días el colegio es el único lugar donde quiere estar.

Con la esperanza de encontrar una manera de curarlo, la familia de Sekouba lo llevó al hospital más grande de su región. Desafortunadamente, la cirugía para extirpar el tumor le costaría a la familia 12 millones de francos guineanos o unos 1.300 euros, un precio difícil de pagar para M’Mahawa, que acaba de enviudar, mientras cuida sola a sus siete hijos. «Estábamos intentando vender nuestra tierra para conseguir dinero para su cirugía», dijo

M’mahawa. Sin embargo, antes de que pudiera completar la venta, el cirujano le dijo que no podría realizar la operación porque no tenía el equipo necesario.

La familia no sabía qué hacer antes de enterarse de la llegada de un barco hospital a su país. Él y su madre viajaron tres días hasta donde estaba atracado el Africa Mercy en busca de ayuda para su condición, pero Sekouba mantuvo la esperanza. Mientras estaba sentado en el muelle mostrando su vieja foto a quienes lo rodeaban, sus ojos estaban brillantes y su sonrisa pronunciada, incluso mientras se curvaba alrededor de su tumor.

Durante su tiempo a bordo del Africa Mercy, Sekouba recibió una cirugía para extirpar la masa maxilar, seguida de varias semanas de citas para observar su proceso de recuperación. La vista del rostro curado de Sekouba le dio a su madre una alegría infinita.

«Cada vez que oro, le agradezco a Dios por este barco», dijo M’mahawa. «No sé qué hubiéramos hecho sin él».

Un mes después de haber sido admitido para la cirugía, Sekouba estaba listo para emprender el viaje de regreso a casa, emocionado de regresar al colegio. Según M’mahawa, Sekouba también tiene el ojo puesto en una niña, de quien su madre dice, con un brillo en los ojos, nunca deja de hablar.

«Ahora, algún día podré casarme con ella», dijo Sekouba, sonriendo ampliamente.

Sekouba solo pasó unas pocas semanas en el barco, pero en ese tiempo, su vida ha cambiado por completo. Con su tumor desaparecido y su rostro curado, la preciada fotografía de Sekouba puede volver a ser un recuerdo feliz en lugar de un recordatorio de lo que podría haber sido.