Los dentistas van a la iglesia

Los dentistas van a la iglesia, pero en Durban, Sudáfrica, los dentistas hicieron mucho más que ir a adorar.

Mientras que el buque hospital Africa Mercy estuvo en dique seco para trabajos de mantenimiento, los voluntarios que prestan servicios en el equipo dental de Naves de Esperanza estuvieron muy ocupados trabajando con una serie de grupos locales en la región.

Una sugerencia espontánea se convirtió en una extensión extrema de dos días dentales en una de las zonas más notorias de Durban. El Dr. Dag Tvedt, jefe oficial dental de Naves de Esperanza, conoció a una compañera de Noruega, Ingrid Osthus, una estudiante graduada que estudiaba trabajo social con niños de la calle. Los dos estaban discutiendo el programa dental de Naves de Esperanza fuera de la nave cuando Ingrid sugirió que el equipo llegara a su iglesia para hacer una clínica para los niños de la calle que se congregan allí.

La iglesia está en una zona muy desfavorecida de Durban, una zona que es el hogar de las pandillas de jóvenes. Muchos de ellos han estado en las calles desde que eran niños, haciendo lo que deben hacer para sobrevivir.

El administrador de la misión dijo, «Cuando la Misión de Playa Presbiteriana se creó, se pensaba que los surfistas serían atraídos, pero fueron las personas sin hogar las que se presentaron. Los encontramos en nuestra puerta, así que tuvieron que ser nuestros hijos. «La Iglesia trabaja con los muchos jóvenes sin hogar en el área, el suministro de alimentos y la dirección espiritual.

Los trabajadores alientan a los jóvenes a asistir a la reunión dominical y a la iglesia a involucrarse en programas destinados para ayudar a poner su vida en orden.

El equipo dental proporcionó una habitación para colocar sillas y equipo. Cortaron rebanadas de pan y las untaron con mantequilla, se colocaron en bandejas para la comida que precedió a la clínica. La seguridad fue puesta en marcha para garantizar el orden entre los jóvenes camorristas.

Cuando la clínica comenzó, algunos de los pacientes estaban ansiosos por correr a la atención dental gratuita. Sin embargo, algunos estaban más nerviosos por la silla dental. Tres dentistas voluntarios extrajeron varios dientes con caries que les causaban gran dolor. «A pesar de que estos pacientes eran un reto, también estaban muy agradecidos», dijo el Dr. Tvedt.

En un pequeño asentamiento Zulu de la región, elevaron los brazos en señal de júbilo y profirieron gritos de alegría que llenaron el aire cuando el equipo dental de Naves de Esperanza llegó para proporcionar atención dental durante todo el día. Más de 125 personas se habían reunido, esperando la oportunidad de tener un dentista que examinara los dientes.

Trabajando en cooperación con el Departamento de Kwa-Zulu Natal de Salud, el equipo dental trajo cuidado dental e instrucción de higiene a los hospitales locales y muchas alderas remotas de Zulu. Las personas comenzaron a llegar a las 5 am. Una mujer dijo que se enteró de la clínica por un vecino. «Yo vivo muy lejos, pero vine por el acceso directo”, explicó. El acceso directo era un paseo a campo a través, subiendo y bajando por los profundos cañones, en lugar de utilizar los largos caminos a su alrededor.

En una escuela local, 120 estudiantes, se reunieron en un aula para la instrucción de higiene dental. Muchos de los niños nunca habían visto a un cepillo de dientes.