Bambay – No seré un mendigo

La historia de Bambay

La meta de Bambay refleja la situación actual de Sierra Leona tras diez años sumidos en una violenta guerra civil. Ahora el país es caótico y el pueblo está en la más absoluta pobreza.

Durante la guerra, Bambay, su madre y dos de sus hermanos huyeron de su aldea y se escondieron en la maleza durante un mes.  Cuando se quedaron sin comida, Bambay, con tan solo 15 años, volvió a su aldea para encontrar algo que pudieran comer. Tenía previsto volver con su familia aquel mismo día, pero se le hizo tarde y aceptó una invitación a pasar la noche. Resultó ser una decisión fatal.

Esa misma noche, los rebeldes atacaron la aldea. «¡Ustedes eligieron a este presidente!», vociferaban. Bambay intentó explicarles que solo tenía 15 años, y que no podía votar aún. No le quisieron escuchar. Entonces le cortaron ambas manos y le dieron por muerto.

Más tarde, aquel mismo día, le encontraron y le llevaron a una iglesia cercana. Una monja le llevó rápidamente a un hospital y le cuidó hasta su recuperación. Cuando aún seguía bajo su cuidado, ella le preguntó qué haría si se volviera a encontrar con «Sewer Poison» (Veneno de Alcantarilla), el apodo que recibía el hombre que le cortó las manos. «¡Le mataría!», aseguró Bambay.

La monja le ayudó a tratar con su ira y su cólera, ya que sabía que le destruirían. Le habló de la importancia que tenía para su futuro soltar el odio y la ira que alimentaban este odio.

La monja también ayudó en la preparación de Bambay para que un día fuera independiente y le programó una cirugía para abrir el final de sus extremidades, permitiéndole así asir cosas.

Un día, Bambay vio a «Sewer Poison», corrió tras él y le agarró, pero fue incapaz de matar a ese hombre. Las semillas del perdón que había plantado la monja habían arraigado. Incluso sus amigos se ofrecieron a matar al hombre por él, pero Bambay no lo permitió. El hombre suplicó por su vida y Bambay le perdonó.

Este perdón permitió que Bambay prosiguiera con su vida. Se casó con Mary y tienen una hija preciosa de siete meses, Ann.

Hoy, Bambay recibe formación en el Programa Comida para la Vida de Naves de Esperanza.  La meta del programa es formar a gente en métodos de agricultura orgánica y en principios de liderazgo. Estos alumnos enseñarán a otros en sus comunidades.

En Sierra Leona el programa colabora con el centro de rehabilitación City of Rest dirigiendo conjuntamente su programa de terapia ocupacional y agricultura. Bambay quiere utilizar estos mismos principios para ayudar a rehabilitar a los enfermos mentales, y adictos a las drogas o el alcohol.

Como perdonó, ¡Bambay está preparado para superar su meta inicial de no convertirse en un mendigo!