Un milagro para Emmanuel

Leocadie lloró cuando nació su bebé, y las lágrimas no se detuvieron durante los siguientes tres meses a medida que el tumor crecía. Leocadie además tenía glaucoma, lo que significa que su visión se vio gravemente afectada mientras intentaba cuidar a su nuevo bebé. Era difícil saber cómo sostenerlo con el tumor y, al no poder ver, otros tuvieron que guiarlo hacia sus brazos. Sin dinero para pagar la cirugía, se sintió abrumada por el miedo paralizante por el futuro de su hijo.

«Estaba muy triste. Pensé que moriría. No podía dejar de llorar», dijo Leocadie. Y si él sobrevivía, ella se quedaba con un aluvión implacable de preguntas sobre cómo podría ser su vida. «¿Trabajará? ¿Irá al colegio? ¿Tendrá amigos? Tal vez tenga que quedarse en casa y ser un recluso», pensó.

Pero todavía tenía la esperanza de que algún día, con la ayuda de Dios, su bebé podría vivir una vida normal, libre del peso del tumor. Ella y Edwige decidieron llamar a su hijo Emmanuel, que significa «Dios con nosotros».

«Desde que nació así, sabíamos que su vida vendría con muchos problemas. Dijimos: ‘Deja que tu nombre sea Emmanuel para que Dios esté contigo'», dijo Leocadie. «Su nombre es un testimonio, porque si Dios no estuviera con nosotros, seguramente habría muerto, o yo habría muerto cogiéndolo».

En poco tiempo, sus esperanzas y oraciones por Emmanuel parecieron hacerse realidad. Edwige estaba trabajando para una compañía que se asocia con Mercy Ships para ayudar con las necesidades de contenedores de envío de los buques. El jefe de Edwige le contó sobre las cirugías gratuitas disponibles a bordo del Africa Mercy.

Esperanzados por la oportunidad de Emmanuel de recibir cirugía, llevaron a su bebé al barco y descubrieron que el momento era nada menos que un milagro. Emmanuel tenía que tener tres meses para recibir una cirugía para extirpar el teratoma, y acababa de cumplir tres meses el mismo día en que fue examinado.

El cirujano voluntario que se especializa en casos como el de Emmanuel, el Dr. Sherif Emil, también estuvo en el Africa Mercy en el momento justo.

«‘Teratoma’ en griego significa monstruo», dijo el Dr. Emil. «La ironía de estos tumores es que más del 90 por ciento son benignos, pero cuando no se tratan, (tienen el potencial) de matar al niño».

Traer a Emmanuel al barco fue un enorme paso de valor para Leocadie. Estaba confiando a médicos extranjeros a su bebé, y sin su vista, tenía que tener fe en lo que no podía ver. Su hermana mayor sirvió como sus ojos, acompañando a Leocadie a cada cita y permaneciendo con ellos a bordo mientras Edwige trabajaba.

El proceso quirúrgico para extirpar el tumor de Emmanuel duró más de 8 horas, pero el resultado fue un éxito rotundo. «Su resultado fue un testimonio de supervivencia, resiliencia y bendición», dijo el Dr. Emil.

El tumor de teratoma pesaba 2,6 kilogramos, aproximadamente un tercio del peso corporal total de Emmanuel cuando se sometió a la cirugía.

Después de la cirugía, Leocadie extendió la mano para sostener a Emmanuel. Ella no podía ver el cambio ella misma, pero inmediatamente lo sintió. «Me quedé sin palabras. No sabía qué decir. Era mucho más ligero. Pude sentir la diferencia», dijo Leocadie. «Antes, no podía verlo, pero podía tocarlo con mis manos y sentir su condición, pero ahora, ya no es enorme. Sus pañales le quedan ahora donde nunca antes pudieron».

Emmanuel se ha vuelto más fuerte y feliz desde su cirugía, y la diferencia en su familia también es tangible. Sonríen más fácilmente ahora, el peso de la preocupación ha sido liberado de sus hombros.

Ahora Leocadie sabe que su hijo, su «regalo de Dios», como ella lo llama, crecerá con un futuro más brillante de lo que creía posible antes de la cirugía.

«Realmente está haciendo honor a su nombre. Desde que llegamos a Mercy Ships, todo ha ido muy bien», sonrió Leocadie en el último día de Emmanuel a bordo. «¡Dios realmente ha estado con nosotros!»