Un regreso triunfal a casa

Diacko era un bebé guapo. De hecho, los otros aldeanos solían detener a su madre, Youma, mientras salían para decirle lo guapo que era su pequeño. Luego, cuando tenía unos 3 años, sus piernas comenzaron a arquearse hacia afuera y, poco a poco, las miradas de admiración se llenaron de lástima y desprecio. Pronto, los cumplidos que Diacko recibió una vez se convirtieron en una presión repetida por encontrar un médico que arreglara las piernas de su hijo.

«No teníamos dinero para eso», dijo Youma. «Entonces, me quedé en casa, esperando que algo viniera de Dios».

A medida que crecía, Diacko dejó de aventurarse lejos de su casa por temor a que se mofaran de él. Incluso sus amigos se burlaban de él y lo llamaban: «¡Diacko, el chico de piernas arqueadas!»

A menudo, por las noches, le dolían las extremidades y su madre tenía que masajearle los músculos doloridos de las piernas para aliviar el dolor. El invierno lo afectaba bastante, y Youma tenía que animarlo a levantarse de la cama por las mañanas frías. Debido a la falta de atención médica en su área, parecía que Diacko pasaría su vida con dolor continuo hasta que encontraran esperanza. Un día, Youma vio un anuncio de televisión sobre Naves de Esperanza.

«Al principio, no podía entender de qué se trataba», dijo Youma. «Pero cuando alguien me explicó que un barco hospital venía a Senegal y podía operar a mi hijo, decidí averiguar más».

Cuando descubrieron que Naves de Esperanza podía ayudar a Diacko, su familia decidió hacer todo lo posible para llevarlo al barco.

«Si Diacko no se hubiera sometido a esta cirugía, se habría quedado atascado», dijo Youma. «Y a medida que crecía, experimentaba más y más dolor».

Madre e hijo viajaron más de 480 kilómetros desde su aldea hasta donde se encontraba Naves de Esperanza. Pronto, Diacko estaba a bordo del barco hospital África Mercy y conoció a otros niños que padecían condiciones similares por primera vez. ¡No estaba solo!

Después de la operación, que le enderezó las piernas, se sometió a fisioterapia para curar y fortalecer las piernas. Pasaron muchas semanas y, a veces, el proceso de sanidad fue difícil para este valiente niño, pero estaba rodeado de amor y apoyo de la comunidad a bordo del barco.

Diacko abordó la rehabilitación y los ejercicios que le fueron impartidos por los fisioterapeutas con gran determinación. No era fácil, pero seguiría adelante y todos los días mejoraría su fuerza y movimiento. Youma observó el progreso de su hijo y agradeció a los equipos de rehabilitación a bordo del barco por su diligencia con Diacko.

Finalmente, llegó el momento de que el joven se fuera a casa y fue una bienvenida espectacular. Diacko se había convertido en una celebridad menor en el pueblo, y Youma cree que su historia de esperanza y sanidad se contará en las próximas décadas.

«Logramos este sueño juntos», dijo Youma. «¡Estaba soñando que sería curado!»