Una luz brillante para Mabouba

Llegó por primera vez al buque hospital Africa Mercy con un vestido de color melocotón, un delgado velo ondeando alrededor de su rostro y aleteando contra su mejilla hinchada. Su vestido azotaba sus frágiles piernas mientras subía por la pasarela, su ascenso lento y laborioso. Ese día, nadie tenía idea de lo que Mabouba, de 23 años, había pasado durante los últimos seis años, ni de lo cerca que estaba su roce con la muerte.

«Fue en 2010 cuando comenzó», recordó. Mabouba estaba terminando su tercer año de secundaria con planes de convertirse en comadrona. Entonces apareció el tumor y todo cambió. Durante los siguientes seis años, Mabouba permaneció en casa, quedándose con su hermano mayor en Togo mientras el resto de su familia vivía en Suiza.

En 2014, su tumor había crecido tanto que comenzó a bloquear el esófago y la tráquea de Mabouba. «Se le hizo muy difícil comer, incluso respirar», recordó su tío Yousef, sacudiendo la cabeza. «Incluso por la noche se la podía escuchar, ella sacaba el aire con gran dificultad». Incapaz de tragar más que pequeños trozos de arroz, huevos y bocados de pan rotos, la joven comenzó a morir de hambre.

Mientras tanto, el padre de Mabouba buscó ayuda e intentó llevar a su hija a Suiza para recibir tratamiento. «Él hizo de todo», recordó. «Tarjeta de nacionalidad, pasaporte, todo. Pero, debido a mi condición, el proceso de solicitud de visa continuó alargándose».

La familia se apresuró a buscar otra solución. Tíos, abuelos y primos reunieron el dinero que pudieron y enviaron a Mabouba a Ghana para una cirugía.

Pero allí, la calamidad golpeó. «Los médicos dijeron que tenían que extirpar algunos dientes antes de poder extirparle el tumor», recordó su tío Yousef. «Pero algo salió mal, y ella estaba sangrando, sangrando, sangrando por todas partes. Casi muere».

Con el preciado dinero desaparecido y su salud en fragmentos, Mabouba regresó a casa. «Esos días mi mente estaba preocupada por el tumor», relató. «Poco más se me ocurría».

En enero de 2016, el padre de Mabouba vino a Togo a verla. Sorprendido por su condición, se puso en contacto con la oficina de Naves de Esperanza en Suiza y descubrió que el buque hospital regresaría a Benín ese mismo agosto… y, sí, vería a Mabouba.

Pero a medida que enero se convirtió en abril y abril en julio, la ropa de Mabouba estaba cada vez más suelta de su cuerpo.

Finalmente, el 17 de septiembre de 2016, la joven llegó al barco y movió lentamente su ligero cuerpo hasta la pasarela. «Cuando finalmente subí a bordo, me sentí inmediatamente diferente». Ese momento había tardado seis años en llegar. «Me dije a mí misma entonces: ‘Ya estoy curada'».

Pero el proceso no había terminado. Las pruebas revelaron que el tumor pronto la mataría de hambre y que sería extraordinariamente difícil de extirpar. «Sin embargo, me armé de valor», recordó Mabouba. «Fue su amabilidad… Tenía confianza en Dios y en el equipo también».

La mañana de la cirugía, el equipo que iba a intervenirla se reunió alrededor de Mabouba para orar antes de que comenzara la cirugía. Por el altavoz, se pidió a toda la tripulación del Africa Mercy que intercediera por una paciente anónima que se sometía a una cirugía difícil. Durante nueve largas horas, hubo oración en todo el barco.

A medida que se acercaba la noche, Mabouba finalmente fue sacada del quirófano. Milagro de todos los milagros, su tumor había desaparecido.

«Recuerdo cuando me desperté, me transformé. Era una persona nueva», recordó Mabouba, secándose las lágrimas de los ojos. «Me has salvado la vida y no sé cómo agradecértelo. Pero Dios dice que cuando te preocupas por tu prójimo, el cielo estará garantizado para ti. Entonces, te deseo el cielo».

Cinco años después

Han pasado cinco años desde que Mabouba subió a bordo del Africa Mercy. Han sido años agitados para ella. Poco después de su cirugía, Mabouba experimentó otro milagro en su vida: una hija pequeña. No había pensado que viviría lo suficiente como para tener una familia, pero ahora podía celebrar ser madre. Su hija pequeña es ahora la chispa más brillante en la vida de Mabouba. Su nombre es Moustassira… luz brillante.

Mabouba, que es costurera con su propia sastrería, celebró recientemente otro gran momento. Se casó con el amor de su vida. Se cruzaron un día fuera de un banco, y ella dice que fue amor a primera vista. «Solía pensar que no era hermosa, y que nunca me casaría … ¡pero luego encontré a alguien que me persiguió! Él me ama profundamente», sonríe.

«Si no me hubiera operado, no sé qué me habría pasado. Y por eso doy gracias a esas grandes personas que me dieron esta vida. Estoy agradecida porque es por la gracia de Dios que estoy aquí».