Zackaria: Vista obstaculizada.

Después de que Zackaria naciera, su madre, Binta, comenzó a ver signos de que sufría de cataratas, una condición que su hijo mayor había experimentado.

«Supe lo de los ojos de Zackaria cuando todavía era muy joven, ya que tuve la misma experiencia con mi primogénito», dijo Binta. «Elimane tuvo una operación, pero su cirugía no fue exitosa. Lloré cuando vi que mi nuevo bebé miraba y se movía de la misma manera».

Aunque Binta sabía que no tenía control sobre la mala vista de sus hijos, el hecho de que sus dos hijos hubieran nacido con cataratas le causó un estrés abrumador. Con el tiempo, esto se convirtió en enfermedad. Con Binta abrumada por el dolor, su madre se ofreció a intervenir para llevar a los dos niños a vivir con ella.

A medida que Zackaria creció, era consciente de que no podía ver como otros niños, pero aún así quería vivir una vida plena, incluyendo jugar con otros niños e incluso ser lo suficientemente ambicioso como para tratar de patear una pelota de fútbol. Su maestro alentó su personalidad juguetona para que Zackaria no se detuviera en su discapacidad. El joven a veces llegaba a casa con rasguños y moratones de sus aventuras, pero incluso eso no podía amortiguar su naturaleza inquisitiva y su entusiasmo por la vida.

Un día, mientras Binta visitaba a sus hijos, la familia escuchó en un canal de televisión local sobre la próxima llegada del buque hospital, el Africa Mercy. Elimane le preguntó a su madre si él y Zackaria podían ir al barco hospital con la esperanza de encontrar sanidad.

«Hay algunas personas que vienen para cirugías gratuitas para los ojos», dijo.

Binta rápidamente llevó a sus hijos a donde se seleccionaban los pacientes y les presentó a los dos a los voluntarios que examinaban a los pacientes potenciales. Desafortunadamente, después de una revisión en profundidad, se descubrió que Elimane no podía ser operado. Había estado ciego durante demasiado tiempo, y las posibilidades de que una segunda cirugía fuera exitosa eran muy escasas.

Sin embargo, ¡el caso del joven Zackaria fue más esperanzador! Le dieron una fecha para su ingreso hospitalario, y Binta estaba eufórica.

«La familia oró para que el barco fuera bendecido y que la operación fuera exitosa», dijo.

Zackaria estaba increíblemente emocionado de que, como él lo llama, le quitaran las «cosas en sus ojos». Tenía mucha prisa por ver y comenzó a contar los días para su cirugía. Todos los días venía y le preguntaba a su madre cuántos días más faltaban.

Cuando fueron admitidos en el hospital a bordo del Africa Mercy, Binta sabía que la cirugía de su hijo se estaba convirtiendo en una realidad. Si bien tenía miedo, también se volvió más segura, diciendo: «Fue difícil, pero puse las cosas en las manos de Dios».

En un abrir y cerrar de ojos, la operación había terminado. Zackaria fue dado de alta el día después de la cirugía y se le pidió que regresara una semana después para un chequeo y algunas pruebas oculares. Seis semanas después de la operación, Zackaria regresó para un chequeo final y para la ceremonia de «Celebración de la Vista» en el muelle. ¡Le dieron unas gafas para ayudarlo a concentrarse y se unió a la celebración!

«Ahora Zackaria puede ver mejor, apenas se queda quieto y se mueve constantemente», dijo Binta. «Estoy muy feliz. Nunca pensé que Zackaria tendría esta oportunidad de cirugía. ¡Incluso yo estaba sufriendo por algo que Naves de Esperanza ha sanado!»

Binta espera que algún día su hijo decida seguir una carrera como cirujano, diciendo: «Podría ayudar a la gente como la gente lo ha ayudado a él».

En cuanto a Zackaria, su principal ambición después de la cirugía era jugar afuera y construir cosas. Con una nueva capacidad para ir al colegio, era hora de comenzar un capítulo diferente de su vida, ¡uno que sea más brillante que nunca!