2019-01-01 GRACIAS

Apreciado colaborador,

Desde Naves de Esperanza queremos decirte ¡Muchas gracias por todo tu apoyo a lo largo de este año 2018 en llevar esperanza y salud a los países en los que servimos!

Algunos datos de los logros en Camerún y Guinea Conakry en este año a través nuestro barco “Africa Mercy” y de los voluntarios que colaboran en distintas áreas:

* Se han realizado más de 2.300 intervenciones quirúrgicas.

* Más de 10.000 personas han recibido asistencia y/o tratamiento dental.

* En los diversos programas de formación impartidos por nuestro personal a médicos y enfermeros locales han participado más … Leer más

Restaurando a Serah

Mi nombre es Sandrine y vivo en Madagascar. Mi pequeña hija Serah nació con un defecto de nacimiento común conocido como pies zambos. En ese momento, pensé que iba a estar discapacitada de por vida y enfrentar el rechazo de muchos que se cruzarían en su camino. Sabía que nunca podría pagar una cirugía para arreglar sus piernas. Envolví sus piernas en una tela y no las volví a mirar durante 3 días.

Unos días después del … Leer más

Una app para salvar vidas

La búsqueda de pacientes en áreas remotas de países en vías de desarrollo, a miles de kilómetros de los muelles de Naves de Esperanza, siempre ha sido una prioridad, pero también una pesadilla logística. Entonces, cuando quedó claro que el gobierno de Camerún estaba comprometido a hacerlo lo más efectivo posible, uno de los miembros del equipo dijo “¡tenemos una app para eso!”

Durante varios años, el equipo de la Esperanza de África ha estado trabajando en una aplicación para capturar datos de pacientes (incluidas fotografías) en áreas remotas del país que luego pueden ser utilizados por cirujanos en el … Leer más

Aliviar el sufrimiento de madres jóvenes

Hola, mi nombre es Mariamou, soy de Camerún, y ahora tengo 27 años. Cuando tenía 20 años, mi bebé murió al dar a luz, porque no tenía médico ni partera que me ayudara. Después de estar de parto durante varios días, me quedé incontinente. Tres meses después, mi esposo también murió.

Me encantaba estar rodeada de gente, pero muchas personas fueron crueles conmigo y me decían: “Vete, hueles mal”. Era una marginada social y pensé que viviría el resto de mi vida triste y sola. Durante siete largos años, me preguntaba cada día cómo iba a seguir adelante.

Leer más